Una estrella bajó a Lima


Estar en el Estadio Monumental era suficiente pese a no estar en primera fila. “No estoy en el mejor lugar pero esta noche me quedará grabada como el día en que por fin pude ver a uno de mis héroes del rock and roll”. Y aunque nunca pudo ver a The Beatles juntos, por lo menos, se conformaba con ver a sólo uno y así fue. Paul McCartney vino al Perú y dejó con una sonrisa de optimismo a Rafael, uno de los casi 50 mil asistentes al considerado ‘concierto del año’.

La atracción se concentró en el escenario de Ate. Nervios, ansiedad, alegría, entusiasmo, todo se combinó esa noche. Graderías que se llenaban poco a poco, ‘covers’ con temas de los Cuatro de Liverpool y la impaciencia de la gente que se podía sentir al transcurrir los minutos.

Nueve y treinta de la noche, mientras las dos pantallas laterales mostraban imágenes con la carrera artística de ‘Macca’, olas humanas se formaban en las tribunas, silbidos, aplausos, rugido total hasta que las luces se encendieron y la figura de un sencillo Paul McCartney se reflejó sobre el escenario con ganas de deleitar al público.

“You say yes and I’ll say no…”, fueron las primeras frases de la canción Hello goodbye. Euforia total, gritos, la gente coreaba, banderas, pósters, pancartas, cámaras y celulares en alto, una noche de locos. “Hola Perú, por fin estoy en Perú. Estoy muy contento de estar aquí”. Paul saludó al público y el respetable retribuía de la mejor manera.

Tras interpretar el tema Jet siguió con la frase “¡Viva el Perú carajo!” lo que desató la euforia de los asistentes. Un ‘beatle’ hacía vivas a esta tierra tan querida y, a veces, tan incomprendida. Por un momento, este grupo de privilegiados se olvidó de todo, estaban en otro mundo, en otro lugar. A continuación, interpretó temas como Let em in, y Band on the run que recordó su periodo con el grupo The Wings.

Cómo olvidar esas canciones como All my loving, Obladi-oblada, Paperback writer, Drive my car, y muchas más que el público no dejaba de entonar. Entre los momentos más emotivos se pudo distinguir los temas dedicados a sus dos compañeros John Lenonn y George Harrison con A day in the life y Something, respectivamente. Y por qué olvidar a Ringo, lejos pero presente a la vez. Fotos y videos del recuerdo que sucedían en el fondo del escenario y las retinas guardaban las imágenes una tras otra.

McCartney se aseguró de llenar los ojos del respetable y lo logró con temas como Hey Jude, Let it be y el esperado Yesterday. Las cámaras tendrán registrado varios momentos como el juego de bombardas en el tema Live and let die, las guitarras que usó durante las canciones, aquellos dos pianos del cual, uno de ellos, tenía aplicados psicodélicos o el flameado de las banderas peruana e inglesa en el escenario.

Y el fin de fiesta llegó con el tema The end para luego escuchar un “Nos vemos la próxima”. Paul McCartney confirmó el por qué es uno de los héroes del rock and roll y, sobretodo, su sencillez para entregarse al público. ¿Regresará?, el público está seguro que sí.

Advertisements

About Ventana Informativa

Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la especialidad de Periodismo. Lector y aspirante a escritor. View all posts by Ventana Informativa

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: